PortadaEn el marco de la celebración de los 10 años de Unicafam y con motivo de la renovación del Registro Calificado del programa de Tecnología en Gestión Gastronómica, el chef colombiano Harry Sasson compartió los mejores momentos de su vida personal y profesional con nuestros estudiantes.

IMG 1081La jornada inició con unas palabras de bienvenida por parte del señor Rector Francisco Cajiao, quien hizo un amable recibimiento al reconocido chef y afirmó que para nuestra universidad siempre será un honor contar con su presencia para aprender de todo su conocimiento y experiencia.

Enseguida la Dra. Cristina Viatela decana de la Escuela de Turismo y Gastronomía, leyó las palabras que el chef Jaime Alzate, maestro y gran amigo de Harry, envió para excusarse por su ausencia; sin duda, fue un saludo muy conmovedor que logró exaltar la enorme sensibilidad que tiene el gran cocinero.

La historia de Harry Sasson

Antes de dar inicio a su conferencia “Ejemplo de un emprendedor”, Harry enfatizó que su visita a Unicafam se debía en parte, por dar un reconocimiento al trabajo juicioso y disciplinado que los estudiantes de la Escuela han demostrado en las prácticas profesionales que han hecho en sus restaurantes, y sin más preámbulo inició contando que el origen del sabor había nacido en un hogar sefardita, como herencia de esa comida hecha con amor, sabores de tradición, en donde todo se centraba en las celebraciones alrededor de la buena mesa y aseguró que hoy en día prepara los alimentos de sus hijos, con el mismo sentimiento.

Harry SassonAsimismo, confesó que nunca fue un estudiante estrella, pues únicamente estaba interesado en las materias que tenían que ver con la cocina, como física, química y biología. No quería terminar el bachillerato cuando se enteró que para entrar al Sena solo pedían hasta cuarto año, en ese entonces, se la pasaba en la panadería y en la cocina de su colegio. A pesar de que para la época dedicarse a la cocina no era bien visto, Harry siempre tuvo el apoyo incondicional de su familia, y fue así que después de obtener el diploma de bachiller, logró entrar al Sena donde conocería al maestro Jaime Alzate; este sería el lugar donde por primera vez en su vida le tocó pelar un bulto diario de papa y yuca.

Poco a poco fue escalando, su curiosidad y ganas de aprender lo llevaron a hacer sus prácticas en el Hotel Hilton de Bogotá, donde vio la verdadera vida de un cocinero y aprendió a concebir el honor de su profesión. Las puertas al mundo internacional se abrieron desde muy temprano para Harry gracias a que manejaba el inglés como segunda lengua, y en un festival de cocina de varios países que hacían en el Hilton, un chef canadiense le tendió la mano para irse a trabajar con él a Canadá.

Llegó a Vancouver con tan solo 20 años al restaurante Joe Fortes Seafood & Chop House donde empezó como cocinero en la cocina fría haciendo entradas y ensaladas a volúmenes gigantescos; tiempo después el Consulado de Colombia lo enviaría al Hotel Westin Bayshore en la misma ciudad, donde se convertiría en el primer cocinero de banquetes. Seis meses más de trabajo como chef ejecutivo de nuevo en Joes, bastaron para que Harry tomara la decisión de no quedarse como empleado y montar su propio restaurante; vivió cinco años en Canadá, pero decidió regresar a Colombia porque extrañaba a su familia.

El regreso a sus orígenes, le dio la idea a Harry de querer expresarse como cocinero para mostrarle al mundo lo que era capaz de hacer, y con la ayuda económica de su familia, montó su primer restaurante en Bogotá a los 25 años, H. Sasson Wok & Satay Bar, el cual nació de la idea de adaptar los sabores del sudeste asiático al paladar colombiano, “siempre con los mejores ingredientes”. Su restaurante se convirtió en un éxito como modelo de negocio, tras haber contado con un gran equipo de trabajo a su lado, un aspecto que hoy en día es uno de los más importantes en sus cocinas.

Tiempo después, Harry decidió crear otros conceptos a través de la cocina y darle vida a una nueva idea de emprendimiento con HB Bakery & Café, un estilo casual centrado en postres y cocina informal. Gracias al éxito continuo, tiempo más tarde nacería Balzac, un restaurante especializado en la cocina clásica francesa tipo bistro, Harry reconoce que es allí donde empezó a entender qué es lo que quieren comer los colombianos.

Harry Sasson2Finalmente, crea Club Colombia, uno de sus restaurantes más famosos en la capital, en el que siguiendo con la corriente mundial, decide trabajar por recuperar nuestras tradiciones, un trabajo exhaustivo de investigación acerca de la cocina colombiana, tratando de rescatar las recetas de las madres y las abuelas.

En el año 2010, considerándose como un cocinero maduro, al que le gusta comer, viajar y estar al día con el mundo, decide reinventar se cocina centrándose en la calidad de los ingredientes, con las mejores técnicas de cocción creadas en su cocina de los sueños, con la mayor atención al detalle en todo el entorno de su nuevo restaurante, creando un menú y concepto general de lo clásico y lo moderno.

Es así como el éxito más reciente de Harry Sasson fue recibir el premio de mejor restaurante en Colombia en el año 2017 y ocupar el puesto número 17 de Latinoamérica en la lista 50 Best Restaurants.

Al finalizar su historia, Harry abrió un pequeño conversatorio para que los estudiantes y demás asistentes pudieran hacer preguntas, una oportunidad que muchos de ellos aprovecharon, haciendo preguntas de gran interés para el cocinero.

Regalo para Harry SassonEl tiempo se agotaba porque Harry debía cumplir con otros compromisos, sin embargo, no hubo prisa cuando los estudiantes del semillero de investigación Minga Gastronómica del programa de Tecnología en Gestión Gastronómica, le dieron un presente e hicieron una breve presentación de los productos que durante el último año han desarrollado con sus proyectos de investigación, como la implementación de la sostenibilidad en la gastronomía, a través de la huerta y la reutilización de residuos así como los proyectos de innovación con el Jardín Botánico de Bogotá.

Este fue un momento muy importante en el que los estudiantes demostraron gran seguridad y confianza ante una figura tan importante, Harry por su parte, se despidió de todos los asistentes muy agradecido y se comprometió a visitar de nuevo nuestra institución.